La banca congela el precio de las hipotecas antes de la entrada en vigor de la nueva ley

La banca congela el precio de las hipotecas antes de la entrada en vigor de la nueva ley

Las entidades revisan sus ofertas, pero las subidas son limitadas. El Banco de España y el INE confirman que los tipos siguen siendo muy competitivos.

El 16 de junio entra en vigor la nueva Ley Hipotecaria. Hace ya bastantes semanas que las entidades financieras nacionales conocen la letra pequeña de las nuevas reglas del juego. Unas líneas maestras que pasan por cargar todos los gastos a los bancos excepto los de tasación y que fomentan el cambio de hipoteca y, por lo tanto, de entidad financiera.

 

Por ello, quien más quien menos en el sector ya ha trasladado a su oferta de hipotecas todo el impacto de la nueva ley. Unos han subido los diferenciales, otros han limitado el movimiento a los tipos fijos iniciales de las hipotecas variables y otros cuantos han elevado el listón de la vinculación. Por el contrario, varias entidades han mantenido invariadas las condiciones de sus préstamos y otras pocas, incluso, las han mejorado.

En noviembre del año pasado el Tribunal Supremo dio un vuelco al negocio con su controvertida decisión luego modificada sobre el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). Pero del análisis de la evolución de los precios desde entonces se desprende que las subidas han sido muy controladas y que el mercado hipotecario español sigue siendo muy competitivo por precio.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Banco de España son elocuentes. Los primeros constatan que el tipo de interés medio de las nuevas hipotecas se situó en marzo en el 2,62%. Es el mismo porcentaje que el de febrero, exactamente igual al del cierre de 2018 y asimismo idéntico al de marzo del año pasado. Por lo tanto, el INE constata que la vida sigue bastante igual.

Dos meses

Con su propia metodología y ya con datos provisionales del mes de abril, el Banco de España muestras que los precios de las nuevas operaciones se han congelado en los dos últimos meses en el 2,39% TAE (tasa anual equivalente, que recoge todos los gastos de la operación), en una situación que se puede haces extensible a febrero, cuando se situaron en el 2,38%.

La gran subida se produjo en enero, cuando según el Banco de España los tipos subieron desde el 2,24% al cierre de diciembre de 2018 hasta el 2,34%. Es decir, hasta el nivel más alto en tres años. Pero un análisis más exhaustivo de los datos permite ver cómo los precios medios ya habían escalado con fuerza antes, hasta el 2,29% en agosto del año pasado.

Es decir, por encima de los niveles de cierre de 2017 y 2018, sobre todo por el creciente impacto en precios del aumento de la contratación de hipotecas a tipo fijo, más caras que las variables. Por lo tanto, desde los máximos del año pasado, el precio de las hipotecas ha crecido un 4%, cifra que se eleva a un 6% respecto al final de 2018.

Lo que sí queda claro es que los precios se han congelado en los dos últimos meses. Es decir, que las entidades ya habrían trasladado a las condiciones de sus hipotecas el impacto de la nueva Ley. Los expertos creen que no se puede descartar algún movimiento más al alza, pero consideran que sería puntual.

En un mercado muy competitivo que crece a buen ritmo (las concesiones de hipotecas se han incrementado un 15% en los tres primeros meses del año respecto a marzo del año pasado) la banca está haciendo un gran esfuerzo en precios para mantener sus cuotas de mercado y arañar lo posible a la competencia. De momento, la subida de precios ha sido controlada y de corta duración.

Share this Post: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit RSS Email